USO DE LAS MALLAS METÁLICAS: PROTECCIONES PARA MAQUINARIAS

Entre las aplicaciones principales de las mallas metálicas electrosoldadas se encuentran los sistemas de protección para todo tipo de líneas de maquinaria y montaje. Los sectores de la automoción y la alimentación son dos de los más representativos y con características muy específicas.

Las mallas se utilizan como elemento principal en estos sistemas de protección de líneas de maquinaria que, obligatoriamente y por normativa, deben estar protegidas, ya que existen partes móviles o sectores de la línea donde los trabajadores pueden sufrir accidentes. Las mallas protectoras sirven para delimitar las diferentes áreas, permitiendo el acceso solo al personal cualificado y con puestos específicos en las zonas de mayor peligro.

La versatilidad e infinidad de posibilidades en cuanto a la fabricación de las mallas metálicas les permiten adaptarse a las necesidades concretas de cada cliente.

Cada instalación puede requerir de una tipología de mallas específica en cuanto a medidas, grosor o número de varillas, que va regido según la normativa y el espacio donde se esté colocando.

El sector de mayor consumo es el de la automoción, debido a que sus líneas de producción tienen una gran longitud y necesitan tener la maquinaria protegida tanto por los laterales como por la parte superior. En este caso, suelen ser mallas con agujero muy pequeño y diversos gruesos de varilla dentro de un mismo panel, con la finalidad de conseguir una protección muy rígida y robusta.

En el sector de la alimentación, por ejemplo, todas las piezas de la línea de producción que están en contacto con los alimentos deben ser inoxidables, lo cual implica que las mallas utilizadas para las protecciones también deben tener calidad inoxidable, garantizando así que no haya contaminación en el producto.

El mayor porcentaje de consumidores de malla metálica para la protección son precisamente las empresas que se dedican a crear el montaje integral para los clientes finales.  Para ellos la malla es el componente principal sobre el cual se añaden posteriormente los postes, marcos, fijaciones y alarmas necesarias.

Los años de experiencia y el know-how adquirido nos permiten trabajar de la mano del cliente en proyectos a la medida de sus necesidades. Los departamentos de diseño y desarrollo de ambas partes logran, de esta manera, crear soluciones específicas para cada línea de protección.

No existe actualmente ningún producto alternativo tan versátil como la malla metálica, su fiabilidad no tiene competencia.

En colaboración con:
Albert Carda
Dpto Comercial